Kimono ga

Entre la poesía y la pintura, entre la escritura y la plasticidad, la valenciana Lupe Godoy ha articulado, pues, un mundo propio, entreverado de influencias, del que nos hace poco a poco partícipes y en el que nos sentimos, de alguna manera, involucrados. Quizás se trate, en última instancia, de un mundo tocado por el calendario de la diáspora, en el que, cada vez más, conviene mostrar resolutivamente las distintas miradas de la mujer, como metáforas elocuentes de una nada fácil identidad, que se halla, en plena tensión, a caballo entre la desterritorialidad y los añorados viajes imaginarios de ida y vuelta. Y esos persistentes e inagotables viajes, en los que se inscribe secretamente la sobrevivencia --tengámoslo en cuenta-- cruzan, cada vez con más frecuencia e intensidad, el mundo actual en todos los sentidos, siguiendo la rosa de los vientos, sobre todo cuando dejan de ser imaginarios y se inscriben en el pulso de la dura realidad del día a día.

Ver catálogo (PDF 1,4 MB)

atrás